Palabras para un artista de otro artista

Por Aligi Sassu

El pintor cada día va adquiriendo más importancia en la Historia de la Pintura Mallorquina de este siglo. A mí me parece que también en el espacio del complicado y articulado desarrollo del arte español. Desde muchos puntos de vista ha sido muy importante el trabajo de Dionís Bennàssar por dos características fundamentales.

En primer lugar su auténtica originalidad, la fidelidad a su tierra, a su isla y particularmente al mar, al campo, la montaña, plena de pinares, almendros, encinas, los alrededores de Pollença, de Formentor, Cala Sant Vicenç, lugares únicos en el mundo por su belleza de colores y armonía.

Originalidad que lo distingue claramente de los otros pintores de su época, de sus contemporáneos y de sus maestros. La calidad de su pintura, el rico esmaltado del color, la invención continua de una realidad que transfigura en poesía las cosas bellas de la naturaleza.

En segundo lugar, son significativos los intereses de Dionís por el inquieto mundo del arte contemporáneo. A pesar de vivir retirado en esta isla, con antenas sensibles ha registrado los hechos más polémicos de la vanguardia en Europa y en el Mundo, sin olvidarse del hombre.

Son reveladores de su forma particular de estar presente en la historia del arte contemporáneo español, los cuadernos de notas que ha pintado y dibujado para él durante muchos años. Más que apuntes son grandes “in folio” en los cuales estan anotadas y pintadas las más secretas imágenes de su fantasía. Una mina de inventos que desgraciadamente la muerte -demasiado temprana- ha desbaratado.

Del maestro Dionís Bennàssar, pienso que se deben analizar más profundamente estos dos temas que aún no estan descubiertos y que no son los únicos, pero son fundamentales para comprender a este gran artista pollensín, tan humanamente hermano y humano en todos.

Desgraciadamente no he tenido la oportunidad de conocerlo de cerca, pero él me habla cada dia con su obra, y me hace admirar y comprender cuánto de hermoso y bello hay en ella, reflejo de la naturaleza de Pollença y de su isla.

Aligi Sassu